• Diario Aconcagua

Alumnos de colegio especial Brillo de Luna recolectan y procesan vidrios


Llay Llay - Mediante un moderno proceso a través de maquinarias especialmente adaptadas para ello y a través un contenedor gigante instalado en el frontis de la escuela, los alumnos del colegio especial Brillo de Luna de Llay Llay se encuentran recolectando y procesando envases de vidrio que son entregados a Cristalerías de Chile para su posterior procesamiento y reciclaje.

Todo partió el año 2011 cuando el área de RSE de Cristalerías de Chile, elaboró una campaña especial de reciclaje para la comuna de Llay Llay, denominada “Ponte con Una”, que tenía por objetivo generar una red de recolección de vidrio a través de los 19 colegios de la ciudad. A cuatro años de esta iniciativa, es el colegio Brillo de Luna, quien ha transformado esta campaña en un proceso de formación laboral y terapéutica para sus alumnos en etapa de egreso.

La iniciativa busca aportar a la empleabilidad de los alumnos que están en la etapa de formación laboral de este establecimiento educacional y que por su condición, muchas veces no tienen la oportunidad real de encontrar trabajo una vez egresan del Brillo de Luna.

Para apoyar el desarrollo de esta actividad, es que alumnos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo, desarrollaron un prototipo de contenedor de vidrio, capaz de acopiar vidrio molido que es picado por el mismo usuario. Los estudiantes de Ingeniería Civil Industrial, Nicolás Brinck y Mauro Zotti son los creadores de este contenedor que podría estar en todas las casas de Chile, optimizando el ciclo de reciclaje de este material.

El contenedor está ubicado en el frontis del colegio, ubicado en Avenida Balmaceda de Llay Llay, donde las personas pueden llegar y depositar sus envases para su posterior reciclaje

Ventajas del reciclaje de vidrio

El vidrio es un material ideal para ser reciclado, ya que puede reciclarse infinidad de veces sin perder sus propiedades.

El uso de vidrio reciclado ayuda a ahorrar energía, es menos costoso, además de reducir residuos y el consumo de materias primas.

La mayor parte del vidrio reciclado se puede utilizar para hacer nuevos envases, como es en este caso, sin embargo una pequeña proporción se utiliza para la fabricación de otros materiales de construcción, como ladrillos, cerámicas, asfaltos, etc.

El vidrio reciclado requiere 26% menos de energía que su fabricación desde cero y reduce en un 20% las emisiones a la atmósfera de la fabricación, contaminando un 40% menos de agua que la fabricación de vidrio a partir de arena y cal.

Cada kilogramo de material reciclado equivale a ahorrar aproximadamente 1,2 kilogramos de material virgen, así como cada tonelada de desechos de vidrio que se recicla evita que 315 kilogramos de dióxido de carbono se liberen a la atmósfera durante la fabricación de vidrio.

10 vistas